5 pasos para lograr tus propósitos de año nuevo | Division Andromeda

5 pasos para lograr tus propósitos de año nuevo

Los propósitos de año nuevo son una constante en estas fechas. Acaba un año y decidimos desprendernos de todos aquellos hábitos improductivos que tenemos y cambiarlos por otros que desearíamos llevar a cabo.

Pueden ser cuestiones personales como hacer más ejercicio, bajar de peso, dejar de fumar o tener una alimentación sana. También cuestiones profesionales como conseguir un ascenso, empezar aquel negocio que tienes en mente o mejorar tus ventas. Sea como sea, siempre se nos ocurren un millón de objetivos para hacer que el año que comienza sea espectacular.

Pero hay un problema.

La motivación del cambio de año y de tener 365 días completos por delante para hacer lo que quieras con ellos no suele durar demasiado. Nos flaquean las fuerzas. Perdemos la constancia y, una vez que llega ese día en el que no cumples lo que tenías previsto, ya no eres capaz de retomarlo.

¿Por qué fracasan la mayoría de propósitos de año nuevo y cómo puedes lograrlos?

No es algo que solo te pase a ti. Existen algunas encuestas que dicen que el 25 % de las personas renuncian a esos objetivos que se han marcado con tanto entusiasmo ¡durante la primera semana de enero!

Pero esto se pone peor. Esas mismas encuestas señalan que tres cuartas partes de quienes no han renunciado durante esa primera semana, lo hacen en cuanto esta termina. Para que te hagas una idea: únicamente el 8 % de las personas son capaces cumplir esos propósitos de año nuevo. Y SIEMPRE suele ser por las mismas razones.

1. No sabes qué es lo que quieres

En primer lugar, es habitual que no sepas con claridad lo que quieres. Y con esto no queremos decir que seas tonto. Simplemente es parte de lo que conlleva vivir en sociedad y es algo completamente normal.

Existen gran cantidad de estereotipos, prejuicios y elementos que se sobreentienden. Por ejemplo, parece que lo habitual es encontrar un trabajo que te permita vivir, una pareja, casarte, tener hijos y acabar jubilándote en ese mismo puesto de trabajo.

Pero ¿te has planteado si ese es tu plan ideal para ti mismo o si prefieres salirte del camino? Hay muchas personas que no lo han hecho, y por eso creen que quieren una serie de cosas.

Ahora es un momento perfecto para parar. Analízate a ti mismo. Analiza donde quieres llegar y establece el camino que te llevará a ello. Pero no el camino que DEBES seguir, sino el que QUIERES seguir.

2. No tienes un por qué

Sin motivo no hay movimiento. Y lo sabes.

Imagina que estás en una azotea. ¿Si alguien te dice que hagas equilibrios sobre una cuerda para llegar al edificio de al lado lo harías?

Pero ¿y si en esa azotea está tu hijo, que se encuentra en peligro y es la única manera de llegar hasta él? Ahí tu motivación sería mucho mayor y seguramente no te lo pensarías tanto.

Esto sucede de la misma manera en cualquier tipo de acción que queramos llevar a cabo. Sí. En los propósitos de año nuevo también. Necesitas encontrar una gran motivación detrás de aquello que quieres conseguir para asegurarte de lograrlo.

3. Tus propósitos de año nuevo no están adecuadamente establecidos

Ya sea porque son muy grandes, poco concretos o porque son muchos, es habitual que no sepas definir tus propósitos.

¿Qué sucede cuando tienes muchas tareas por realizar? Que te agobias y no sabes por dónde empezar. En este caso, para comenzar un nuevo hábito también debes tomarte las cosas con calma y llevarlas a cabo de una en una.

¿Y si eres muy ambicioso y tus propósitos de año nuevo son muy grandes? Sencillo. Divide ese gran objetivo en otros más pequeños y concretos y ve a por ellos poco a poco. Si quieres perder peso, por ejemplo, debes establecer cuánto. Pero no puedes pretender bajar 15 kilos en el mes de enero.

Plantéatelo por fases. Piensa en bajar aproximadamente medio kilo cada semana. Es un reto asumible, que puedes cumplir y con el que conseguirás haber bajado esos 15 kilos aproximadamente en Julio.

¡El resto del año solo tendrás que mantenerlo!

4. No tienes un plan viable

Es frecuente que utilices parte de tu tiempo en diciembre para establecer esos propósitos de año nuevo que cambiarán tu vida. Pero no es muy habitual que durante ese tiempo también establezcas un plan para conseguirlos.

Es un poco lo que hablábamos en el punto anterior: si el objetivo es muy grande, crea objetivos más pequeños. Simplemente es necesario saber lo que quieres conseguir para poder establecer una ruta.

¿Saldrías de viaje sin haber comprobado la ruta con antelación y sin llevar GPS? Incluso aunque tengas claro el destino, es muy difícil conseguir llegar si no sabes por dónde ir.

Invierte algún tiempo en establecer la ruta más adecuada hasta tus objetivos y verás como conseguirlos se vuelve más sencillo.

5. No consigues comprometerte contigo mismo

Hay ocasiones en las que sabes exactamente cuáles son tus propósitos de año nuevo, tienes tu por qué, has establecido correctamente los objetivos y tienes tu plan. Pero aun así fracasas antes de que llegue marzo.

¿Por qué sucede esto?

Sencillo. Porque no has establecido un compromiso contigo mismo. Probablemente ni siquiera hayas comenzado a dar ese primer paso necesario o, incluso peor, seas de ese 77 % que abandona tras la primera semana de enero.

Necesitas un compromiso tan fuerte como el que contraes al firmar un contrato o al prometerle algo a alguien que te importa. No puedes dejar que los compromisos externos sean más importantes que los que tienes tú mismo, porque al final, si tú no te preocupas por ti ¿quién lo va a hacer?

Comienza con fuerza y cumple tus propósitos de año nuevo

Solo nos queda un consejo más para que seas el rey de los propósitos de año nuevo. Asegúrate de que puedes llevar a cabo lo que te has propuesto.

Si piensas en tus objetivos y crees que son demasiado grandes como para lograrlos en algunos de tus peores días, es que no son suficientemente simples. Sigue desgranándolos y obtén su versión más sencilla, a la que puedes llamar tu propósito mínimo viable.

¡Ese es el que debes cumplir!

Anota diariamente tus éxitos (y tus fracasos en caso de que existan) y de esta manera te asegurarás de saber exactamente cuándo y por qué han sucedido. Esta manera de autoevaluarte te ayudará a conocerte mejor y, en caso de que seas incapaz de cumplir lo que te has propuesto, podrás redefinir tus objetivos.

¡Ayuda a otras personas a comprender que no están solas! Cuéntanos en los comentarios cuáles son tus propósitos de año nuevo y, si te atreves, cuál es tu por qué.

 

 

PD: Si este post te ha sabido a poco, adquiere Da un Giro a tu Vida. En él encontrarás detalladamente la forma más sencilla de conseguir tus metas incluyendo un cuaderno de trabajo para seguir tu evolución. Si hemos ayudado ya con él a cientos de personas, ¿por qué a ti no?

Deja un comentario