Caracteristicas del emprendedor | División Andrómeda

Todo lo que necesitas saber sobre las características del emprendedor

Si estás leyendo esto es porque más de una vez te habrás planteado comenzar a emprender un negocio. Incluso puede que ya tengas alguna idea concreta o algún proyecto entre manos. Probablemente hayas dudado si cuentas con las características del emprendedor que harán que tu negocio se dispare, o si, en cambio, hay algo que te falta o que necesitas trabajar.

Por eso hoy queremos acercarte esas particularidades que hacen que una persona pueda tener éxito en sus negocios. Si tienes claro lo que implica ser un emprendedor y cuentas con la mayoría de las siguientes características, ¡fuera miedos! Porque estás hecho para ser todo un empresario.

Las características del emprendedor que te harán triunfar

No hace falta ser un lince para saber que, aunque no no hay una guía exacta para llegar a tener un negocio exitoso, sí que hay algunos rasgos de carácter y ciertas formas de hacer las cosas que comparten los emprendedores que llegan a triunfar.

Esto no quiere decir que si no posees todas estas características no vayas a poder llegar a nada, en absoluto. Pero tenerlas hará que el camino te resultará más sencillo. ¡La buena noticia es que se pueden entrenar!

Comencemos pues, con las características del emprendedor más destacables.

1. Iniciativa

La iniciativa es una de las características principales. Quienes la poseen no se conforman con lo tradicionalmente establecido y tienen una gran motivación interna. Esto hace que su motor de movimiento no se vea influenciado por estímulos externos.

Se orientan tanto a la acción como a la resolución de problemas, siempre de una manera proactiva y dedican una gran parte de su tiempo a pensar y a diseñar nuevos proyectos.

2. Ambición

Son ambiciosos y la motivación de su conducta radica en sus objetivos personales. No necesariamente buscan fama o ser millonarios, muchas veces simplemente tienen la ambición de dar a su familia todo lo mejor o tener un estilo de vida que les permita utilizar su tiempo en algo que les llena.

Tienen confianza en sí mismos, confían en su potencial y, sobre todo, en sus habilidades para hacer realidad su negocio. Asumen riesgos de manera natural y, además, son conscientes de que necesitan formarse y desarrollarse constantemente.

3. Pasión

Entre las características del emprendedor destaca esta, ya que cualquier cosa que hagas, si la llevas a cabo sin pasión, no servirá de nada.

El deseo personal y el amor por la actividad realizada, los servicios y los productos creados, es el motor de cualquier empresario. ¿Por qué? Porque su trabajo no es una obligación, sino una vocación. Han sabido encontrar la forma de servir a otros con su pasión y eso les lleva a trabajar incansablemente durante largas jornadas.

4. Creatividad

La base del emprendimiento es encontrar soluciones a los problemas de la sociedad. ¿Cómo sería esto posible sin creatividad?

Las personas creativas tienen la capacidad de solventar problemas imprevistos e improvisar nuevas ideas sobre la marcha. Cuentan con una perspectiva mental muy amplia, lo que les permite hallar y aplicar diferentes alternativas innovadoras. Además, su experiencia vital suele ser su fuente de inspiración y tienen la capacidad de visualizar alternativas a los paradigmas convencionales.

5. Organización

La organización es una de esas características del emprendedor cuya ausencia puede derribar todo lo que has creado. Es decir, sin organización, es enormemente difícil que pueda existir un negocio viable.

Los emprendedores tienen la capacidad de definir sus prioridades y de gestionar su tiempo con efectividad, a la vez que poseen una gran capacidad de autocontrol. Por otro lado, no intentan estar en todas partes ni que todo dependa de ellos, sino que utilizan con eficacia las nuevas tecnologías en su favor y buscan los medios apropiados para conseguir sus objetivos.

6. Liderazgo

El liderazgo es como una palabra mágica en el mundo del emprendimiento.

Un buen líder es un referente en su ámbito de acción y tiene capacidad para influir positivamente en los demás. Asimismo posee una visión clara y es capaz de convocar a una gran masa de personas en torno a ella, consiguiendo que la compartan. Transmite con emoción sus ideas, contagia a los demás y cuenta con un don natural de liderazgo para aplicar el estilo que precise en cada situación. Siempre dependiendo de las circunstancias y las personas que tenga alrededor en un momento dado.

7. Superación

Por último pero no menos importante queremos hablar de la superación, que es básicamente una suma de todo lo anterior. Los emprendedores son perseverantes, tenaces e insistentes hasta conseguir sus objetivos, aunque esto no tiene nada que ver con ser tertarudos, ya que saben en qué momento dejar de insistir y cambiar el plan.

Por otro lado establecen un valor relativo a los problemas, otorgándoles la dimensión que precisan en cada instante y volviéndolos más sencillos de afrontar. Si el camino principal no funciona, no se obcecan. Son flexibles y buscan alternativas, por lo que tienen la capacidad de tolerar tanto el fracaso como la frustración. Son capaces de aceptar la realidad y sobreponerse a ella, puesto que no olvidan que siempre se puede volver a comenzar y no les da miedo hacerlo.

¿Te ves reflejado en alguna de estas características? Si no es así, no te preocupes, no te vengas abajo. Hay personas que tienen estos atributos de forma natural, pero como decíamos antes, la mayoría de ellos se pueden desarrollar y practicar. La creatividad, la tolerancia al riesgo o la organización son algunos de los que puedes entrenar con un poquito de paciencia.

Piensa que el motor principal radica en tener el deseo de ser emprendedor, y no las características. Aunque esta serie de atributos son siempre de gran ayuda.

¿Cuál es el camino ahora que conoces las características del emprendedor más importantes?

Una vez diseccionadas las características que consideramos más importantes en un emprendedor para tener éxito, solo queda saber cómo sacarles el máximo provecho. De manera bastante resumida podemos hacerlo únicamente en tres pasos. ¿Lo vemos?

1. Presta atención a las oportunidades

Es esencial que abras tus sentidos y estés alerta para captar las posibles oportunidades que se te puedan presentar. Las ocasiones de negocio son imprevisibles, y no te pueden pillar dormido. Necesitas prestar atención al movimiento de los mercados, las modas, las tendencias… En definitiva, a las preferencias de los consumidores, sus gustos y por supuesto, sus necesidades.

2. Reúne recursos

Puedes ser un gran empresario, un pequeño emprendedor o incluso un bootstrapper, de los que ya hablaremos más adelante. Es decir, puedes buscar financiación o ser autónomo y contar con tus propios recursos al más propio estilo Do it Yourself.

Una vez que has detectado esa gran oportunidad, puedes contar con recursos propios, estatales o privados para financiar tu proyecto. Únicamente debes analizar qué es lo más conveniente para ti en ese momento.

3. Abre tu negocio

Una vez tienes el proyecto y la financiación, solo queda abrir tu negocio. Aunque recuerda siempre minimizar los riesgos. Para ello debes planificar minuciosamente, analizar y preparar tanto estrategias como acciones y objetivos. A todo este proceso te ayudamos desde Lánza-Te.

Posteriormente debes asignar los recursos necesarios, dirigir la puesta en marcha y liderar el proyecto con una buena gestión del negocio.

Para concluir

Ya conoces las características del emprendedor que más te van a ayudar. Sabes también que si existe alguna que no posees puedes entrenarla. Te hemos hablado del camino para comenzar a emprender y en División Andrómeda estamos aquí para ayudarte. ¿A qué esperas? ¿No tienes ganas de comenzar a ser uno de esos raritos que se dedica a lo que le apasiona y puede vivir de ello?

 

Deja un comentario