Saltar al contenido

6 pasos para lograr tus propósitos de año nuevo como escritor

6 pasos para lograr tus propósitos de año nuevo como escritor

Los propósitos de año nuevo son una constante en estas fechas; también los que te propones como escritor. No importa si quieres acabar tu novela, establecer un hábito de escritura o encontrar el modo de, por fin, publicar aquello que tienes entre manos. El cambio de año es una época ideal para establecer tus metas y cómo llegar a ellas.

¿Cuántas veces, al final del año, has decidido desprenderte de todos aquellos hábitos improductivos que tienes y cambiarlos por otros que desearías llevar a cabo?

Pueden ser cuestiones relacionadas con la escritura u otras más personales como hacer más ejercicio, bajar de peso, dejar de fumar o tener una alimentación sana. Sea como sea, siempre se nos ocurren un millón de objetivos para hacer que el año que comienza sea espectacular.

Pero hay un problema.

La motivación del cambio de año y de tener 365 días completos por delante para hacer lo que quieras con ellos no suele durar demasiado. Nos flaquean las fuerzas. Perdemos la constancia y, una vez que llega ese día en el que no cumplimos lo que teníamos previsto, ya no somos capaces de retomarlo.

¿Por qué fracasan la mayoría de propósitos de año nuevo y cómo puedes lograrlos?

En primer lugar, has de tener en cuenta que no es algo que te pase solo a ti. Existen algunas encuestas que dicen que el 25 % de las personas renuncian a esos objetivos que se han marcado con tanto entusiasmo ¡durante la primera semana de enero!

Pero esto se pone peor.

Esas mismas encuestas señalan que tres cuartas partes de quienes no han renunciado durante esa primera semana, lo hacen en cuanto esta termina. Para que te hagas una idea: únicamente el 8 % de las personas son capaces de cumplir esos propósitos de año nuevo.

Y quienes se quedan por el camino SIEMPRE suelen hacerlo por las mismas razones.

  1. No saben qué es lo que quieren
  2. No tienen un porqué
  3. Sus propósitos de año nuevo no están establecidos de una forma adecuada
  4. No tienen un plan viable
  5. No consiguen comprometerte consigo mismos

El mejor modo de establecer tus propósitos de año nuevo como escritor

La buena noticia es que, conociendo los problemas más comunes por los que esos objetivos de fin de año terminan cayendo en saco roto, es fácil darle la vuelta a la situación.

Y no es solo teoría.

Nosotras mismas hemos probado en diferentes ocasiones estos 6 trucos que te traemos hoy y damos fe de que, si los sigues, estarás un pasito más cerca de conseguir tus metas de escritura. (Por supuesto, también sirven para cualquier otra que te hayas propuesto).

1. Descubre y define claramente qué es lo que quieres

En primer lugar, asegúrate de qué es lo que quieres y divídelo en pequeños escalones mucho más accesibles. Con esto queremos decir que tu objetivo debe ser muy claro, específico y, cuanto más lo dividas, más fácil te resultará llevarlo a cabo. Por ejemplo, «publicar tu novela» es una buena meta, aunque no está completa.

¿Vas a optar por autoedición o vas a intentar la edición tradicional? ¿Cuáles son los pasos a seguir en cada caso? ¿Cuánto tiempo vas a dedicar a escribirla? ¿Cuántas palabras/páginas/capítulos quieres que tenga? ¿Vas a presentarla a concursos?

Una vez tengas muy claro cuál es tu objetivo, establece cuál es el camino que vas a seguir desde donde estás ahora mismo hasta donde quieres estar. Después, divídelo en pequeños escalones para que no te abrumen tanto.

Para llegar a la publicación de tu manuscrito, necesitas terminarlo. Y para terminarlo, tienes que ir finalizando capítulo a capítulo.

«Escribir un capítulo más» es un objetivo mucho más asumible que «terminar la novela y conseguir publicarla», ¿verdad?

2. ¿Cuál es tu porqué?

Sin motivo no hay movimiento. Y lo sabes.

Imagina que estás en una azotea. ¿Si alguien te dice que hagas equilibrios sobre una cuerda para llegar al edificio de al lado lo harías?

Pero ¿y si en esa azotea está tu hijo, que se encuentra en peligro, y es la única manera de llegar hasta él? Ahí tu motivación sería mucho mayor y seguramente no te lo pensarías tanto.

Esto sucede de la misma manera en cualquier tipo de acción que queramos llevar a cabo. Sí. En los propósitos de año nuevo como escritor también. Necesitas encontrar una gran motivación detrás de aquello que quieres conseguir para asegurarte de lograrlo.

Es posible que quieras dejar un legado, que otras personas conozcan tu historia, vivir de tu pasión… Todos los porqués son válidos, pero debes encontrar el tuyo y tenerlo muy presente. Incluso anotarlo en algún lugar visible para mantener la motivación.

3. Establece de manera adecuada tus propósitos para escribir

Ya sea porque son muy grandes, poco concretos o porque son muchos, es habitual que no sepas definir tus propósitos.

¿Qué sucede cuando tienes muchas tareas por realizar? Que te agobias y no sabes por dónde empezar. En este caso, para comenzar un nuevo hábito también debes tomarte las cosas con calma y llevarlas a cabo de una en una.

¿Y si eres muy ambicioso y tus propósitos de año nuevo son muy grandes? Sencillo. Como hemos mencionado en el primer punto, divide ese gran objetivo en otros más pequeños y concretos y ve a por ellos poco a poco. Ya sea que quieras escribir una novela, un poemario o tus memorias, hazlo paso a paso. 

No puedes pretender escribir de un tirón 150 páginas.

Piensa en escribir unas 500 o 1000 palabras diarias y hazlo por fases. Comienza, por ejemplo, por esbozar la trama y los personajes. Luego los capítulos, las escenas y los conflictos. El siguiente paso podría ser realizar unos pequeños resúmenes de lo que tratará cada capítulo. De este modo, al sentarte a escribir, tendrás gran parte del trabajo hecho.

¡Cuando te quieras dar cuenta, llevarás más de la mitad de tu manuscrito!

4. Diseña un plan viable

Es frecuente que utilices parte de tu tiempo en diciembre para establecer esos propósitos de año nuevo que cambiarán tu vida. Pero no es muy habitual que, durante ese tiempo, también establezcas un plan para conseguirlos.

Es un poco lo que hablábamos en el punto anterior: si el objetivo es muy grande, crea objetivos más pequeños. Simplemente es necesario saber lo que quieres conseguir para poder establecer una ruta.

¿Saldrías de viaje sin haber comprobado la ruta con antelación y sin llevar GPS? Incluso aunque tengas claro el destino, es muy difícil conseguir llegar si no sabes por dónde ir.

Invierte algún tiempo en establecer la ruta más adecuada hasta tus objetivos y verás como conseguirlos se vuelve más sencillo.

5. Comprométete contigo mismo

Hay ocasiones en las que sabes exactamente cuáles son tus propósitos de año nuevo como escritor, tienes tu porqué, has establecido correctamente los objetivos y tienes tu plan. Pero, aun así, fracasas antes de que llegue marzo.

¿Por qué sucede esto?

Sencillo. Porque no has establecido un compromiso contigo mismo. Probablemente ni siquiera hayas comenzado a dar ese primer paso necesario o, incluso peor, seas de ese 77 % que abandona tras la primera semana de enero.

Necesitas un compromiso tan fuerte como el que contraes al firmar un contrato o al prometerle algo a alguien que te importa. No puedes dejar que los compromisos externos sean más importantes que los que tienes conitigo mismo porque, al final, si tú no te preocupas por ti ¿quién lo va a hacer?

6. Marca fechas límite

Por último, establece una fecha límite para tus pequeños objetivos y otra para el objetivo final. De lo contrario, puedes caer en la tentación de ir procrastinando tus tareas hasta el infinito. 

Y llegará diciembre y tu manuscrito seguirá en el mismo sitio que hoy.

Gracias a la previsión y a la planificación, conseguirás mantener el foco y avanzar por las distintas etapas intermedias hasta alcanzar tu meta final.

Comienza con fuerza y cumple tus propósitos de año nuevo como escritor

Solo nos queda un consejo más para que seas el rey de los propósitos de año nuevo. Asegúrate de que puedes llevar a cabo lo que te has propuesto.

Si piensas en tus objetivos y crees que son demasiado grandes como para lograrlos en algunos de tus peores días, es que no son suficientemente simples. Sigue desgranándolos y obtén su versión más sencilla, a la que puedas llamar tu propósito mínimo viable.

¡Ese es el que debes cumplir!

Anota diariamente tus éxitos (y tus fracasos en caso de que existan) y, de esta manera, te asegurarás de saber exactamente cuándo y por qué han sucedido. Este modo de autoevaluarte te ayudará a conocerte mejor y, en caso de que seas incapaz de cumplir lo que te has propuesto, te permitirá redefinir tus objetivos.

¡Ayuda a otras personas a comprender que no están solas! Cuéntanos en los comentarios cuáles son tus propósitos de año nuevo como escritor y, si te atreves, cuál es tu porqué.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *