Copywriting, ¿qué es y cómo utilizarlo?

Copywriting, ¿qué es y cómo utilizarlo?

El copy está de moda y es un sector en auge actualmente en el mundo del marketing y los negocios. Pero no nos engañemos: aún existe mucha gente en el mercado hispanohablante que no ha oído hablar de él y no sabe para qué sirve. Quizás tú mismo seas uno de ellos. Por eso hoy queremos hablarte del copywriting, qué es y cómo puedes utilizarlo para crear mejores textos. ¿Nos acompañas?

Copywriting: qué no es

Quizás la mejor manera de comprender lo que es el copywriting es comenzar por aquellos conceptos que tienden a confundirse con él. Los más habituales son el copyright y la redacción. La confusión con el primero se debe a la similitud entre los nombres. Con el segundo, a la semejanza en las funciones que se realizan en ambos puestos.

Te lo mostramos más detenidamente:

Copyright

Puede que estos términos suenen parecido y, de hecho, si no sabes inglés es fácil que puedas confundirlos, pero no son lo mismo. Para que lo entiendas con un ejemplo: es como si confundes las palabras «casa» y «caza».

«Irse de casa» e «irse de caza» suenan similar al oído, pero son acciones completamente diferentes.

El copyright equivale a los derechos de autor sobre una obra literaria o artística y sirve para proteger la propiedad intelectual del creador. Sin embargo, el copywriting hace referencia a la escritura persuasiva. Más adelante lo explicaremos de forma más amplia, pero con esto ya queda claro que no tienen mucho que ver.

Redacción

Entre copy y redacción hay muchas más similitudes y unas diferencias bastante sutiles, pues básicamente se limitan al objetivo de los textos. Aun así, en realidad no es complicado de entender.

redacción - division andromeda

Para que también lo puedas ver con un ejemplo, es como si confundes a alguien que se dedica a escribir textos publicitarios con alguien que escribe libros de texto. Al final todo se centra en las palabras, pero el objetivo que se persigue con las mismas es muy diferente. Al igual que también lo es la estructura, el lenguaje e, incluso, el formato que se utiliza.

En el caso que nos ocupa, la redacción de contenidos se caracteriza por tener un objetivo «educativo». El copywriting, por su parte, busca la persuasión.

Dentro de la redacción se engloban los artículos de tu blog. También se incluye el calendario editorial, la investigación necesaria para realizar un texto correcto, para escoger las palabras clave adecuadas y la manera de redactar para que todo eso funcione. 

Dentro del copywriting, en cambio, se encuentran todos aquellos textos que te permiten conectar con el lector y conseguir una acción por su parte. Algunos ejemplos son las propias páginas de tu web (incluso en la de contacto se puede trabajar el copy), anuncios para Google o redes sociales, email marketing, páginas de ventas… 

Copywriting y redacción

Copy y redacción suelen ir de la mano, pues para que los usuarios de tu web realicen alguna acción no sirve únicamente con tener un texto potente (aunque ayude mucho). Eso se ve de manera muy clara en los lanzamientos, ya sea de productos o de servicios, que puedes encontrar en la red.

Si vas a lanzar un curso sobre cómo generar ideas de negocio, por ejemplo, lo ideal es que durante las tres o cuatro semanas previas a ese lanzamiento, en tu blog nutras a tu audiencia sobre el tema. De esta forma, educarás a quienes ya te conocen para que sepan por qué ese curso es necesario, y también atraerás visitantes nuevos. El copy lo utilizarás posteriormente en páginas de ventas, anuncios y mensajes de correo electrónico, pero la redacción ya te habrá allanado el camino.

¿Te han quedado claras estas diferencias? Vayamos entonces con el tema que nos ocupa: el copywriting y qué es.

Copywriting: qué es

Los copywriters somos los grandes desconocidos del mundo del marketing. Hace ya tiempo que existimos y trabajamos con cualquier tipo de texto, pero no hemos sabido darnos a conocer con propiedad.

Esto resulta enormemente irónico, pues nuestro trabajo es vender, en el sentido más amplio de la palabra.

Cuando hablamos de copywriting hacemos referencia al arte de redactar textos persuasivos, pero también al de crear conceptos creativos -esto último lo explicaremos más detenidamente en otra ocasión-. Utilizamos el poder de las palabras para conectar con usuarios, lectores o clientes y es, precisamente, esa conexión la que los va a guiar hacia una acción concreta.

El quid de la cuestión del copywriter es que debe conocer a la perfección a su buyer persona. También aquello que quiere vender o promocionar y los beneficios que va a obtener la persona que lo adquiera. De hecho, el 80 % de nuestro tiempo lo invertimos en investigar.

Veámoslo con un ejemplo

Una vez más, para que entiendas a lo que nos referimos vamos a contártelo con un ejemplo. 

Imagina que has leído un libro que te ha parecido espectacular y crees que todo el mundo debería leerlo al menos una vez en su vida. Por eso, llamas a tu mejor amigo y le explicas lo que has sentido al leerlo, cuánto te ha abierto la mente y lo que va a cambiar tu forma de ver la vida a partir de ese momento.

Os conocéis de toda la vida y, por eso, sabes qué partes le van a interesar más y que, efectivamente, está buscando algo para afrontar la vida de manera más positiva. Eso hace que puedas explicarle los beneficios que tendría comprar ese libro de manera que él lo entienda y sienta el deseo de tenerlo. 

Sencillo, ¿verdad?

Ahora intenta hacer lo mismo con un libro que no has leído y una persona cualquiera que encuentres por la calle. No te resultaría igual de fácil, ¿verdad? 

Pues ese es el verdadero trabajo del copywriter: traducir los beneficios que tiene un producto, un servicio e, incluso, una persona y hacérselo llegar de manera sencilla al posible cliente. Nuestra misión es despertar el deseo en ese usuario y que acabe realizando una acción concreta (una compra, una suscripción o simplemente un like).

La magia de las palabras

En esencia, el copywriting busca incidir en las necesidades o en los puntos de dolor del lector para empujarle a realizar una acción. Esto resulta esencial en cualquier página web para que pueda cumplir su función.

niño haciendo deberes - division andromeda

Es como cuando eras pequeño y tenías que terminar los deberes (acción) si querías salir al parque (necesidad o punto de dolor). Tu madre seguro que sabía hacerte ver cuál era el camino para conseguir aquello que más deseabas. ¿A que terminabas con los deberes en un visto y no visto cuando había una recompensa?

No es necesario que el texto tenga una longitud concreta. Tampoco que esté redactado con un vocabulario rebuscado. Ni siquiera que siga una estructura específica. Pero sí debe conectar emocionalmente con el lector y hacerle ver que su vida puede mejorar si realiza la acción que le estamos pidiendo.

Ahora que ya sabes qué es el copywriting, ¡seguro que se te ocurren montones de sitios donde puedes utilizarlo!

Deja un comentario